ParvaTerra T.2 - Viñetas.

.


Otra viñeta del Tomo 2:
La aldea de los Magos Peli-negros.
.

Little World, Petit Monde, Pequeña Tierra... ahora se llama PARVA TERRA

.

Originalmente, como proyecto de animación, surgió como The Little Age, dado que la historia que se cuenta sucede en una antigua Era en la que sólo existen niños en el mundo.
Pero ante la posibilidad de una mala o ambigua traducción a otras lenguas (incluida la mía), opté por presentar el proyecto como Legends of the Little World (Crónicas de la Pequeña Tierra, en español).

Cuando lo presenté para Bande Dessinée, lo hice como Légendes du Petit Monde, pero en la editorial se optó por cambiar Légendes por el singular Légende.
Para asumirlo, me dije a mí mismo que era mejor así porque, aún si teníamos suerte, sólo podríamos contar la leyenda principal, sin pararnos a mostrar las supuestas aventuras que los protagonistas debían haber tenido por el mundo a lo largo de su misión en la serie de animación; 24 episodios habrían dado para contar muchas aventuras.
Así que el nimio cambio de nombre me parecía acertado.

Pero después se decidió por volver a Légendes, en plural.
Por lo que sea. Porque ahora molaba más, o algo. También me parecía bien.
Se entiende que yo cambiaba logos de portada y textos en las páginas con cada nueva idea de título que dábamos por definitiva.

Pero el camino hacia la perfección puede ser infinito.



En estas últimas semanas, y con el tomo 1 acabado desde hace meses, en lo esencial, aun se siguen debatiendo flecos como el del nombre de la serie.

Entonces en la editorial me plantearon un nuevo cambio: crear un nombre propio para el proyecto, como ya hicieran los autores de Narnia o Terabithia. Y aunque me costaba pensar en el proyecto con otro nombre que no fuese Little World, Petit Monde, Pequeña Tierra, que era como lo había conocido siempre, aun así me pareció un cambio acertado. De nuevo.

Podían inventárselo ellos, o podía crearlo yo.
Miedo me daba la primera opción. No por nada especial, me consta que son profesionales que saben lo que hacen, por suerte, pero cuando tu niño lleva años nacido, no quieres que nadie le cambie el nombre.


Entonces, me ofrecieron llamarlo por el segundo nombre que le puse.
Un nombre que había inventado para la primera versión de la contraportada, que acabó siendo rechazada por oscura y misteriosa (se supone que es un cómic para niños).
Esa contraportada iba de la mano de las guardas: en la contraportada veíamos un antiguo grabado en madera con un nombre, y en las guardas un pedazo de mapa que los protagonistas poseen, de la olvidada Era de los Dioses, y que muestra la isla en que se desarrolla el principio de la aventura.
Los lugares de ese mapa y el grabado de la contraportada estaban en latín, para crear una sensación de antigüedad y de desconocimiento del pasado en el lector. No creo que haya muchos niños que hablen latín, así que de esta manera podía darles algo que no podían entender (como mucho intuir, dado el origen latino de nuestros idiomas), pero que podían averiguar si tenían curiosidad e indagaban, ya que el latín es accesible para cualquiera.
Así, los niños reales se pondrían en el lugar de los niños de la historia que se cuenta, que deben aprender del pasado para entender su presente.

Así que en vez de inventar un idioma élfico demencialmente detallado, ¿porqué no utilizar una lengua existente tan interesante como el latín, aprovechando su desuso, y de paso culturizar un poco a los pequeños lectores, mostrándoles que la realidad esconde tantos o más misterios que las más enrevesadas ficciones?


De esta manera, el Pequeño Mundo ya no es sólo una descripción. Ahora tiene nombre propio.
Ahora se llama PARVA TERRA


Bueno, por ahora.
.

Légendes du Petit Monde - Tome 1: finalizado

.
46 páginas, portada, y guardas, por fin acabadas, enviadas, y aprobadas. Se llamará:
"Légendes du Petit Monde
Tomo 1: Là où les enfants ne s'aventurent pas"
y saldrá al mercado en Enero de 2010.


Este último par de meses, que se suponían periodo de vacaciones, han sido los de más trabajo del año, retocando el primero (portada/contraportada, logo, etc), empezando el segundo, iniciando proyectos paralelos... Pero ya está finiquitado.
Ahora otros 9 meses para sacar adelante el tomo 2, que hará compañía al primero en
Octubre de 2010:


T.1 - 30 días para el fin.


Tan sólo queda un mes para dar por acabado el Tomo 1 de Little World.

Aaah, parece que fue ayer cuando escribí el proyecto para animación... pero no, amigos, hace ya la tira de años. Lo veo todo borroso...

Sólo queda por aprobar la portada y podré cerrar al fin este capítulo de mi vida con buen sabor de boca, habiendo hecho el mejor trabajo que he podido junto a buenas personas Lombardianas allá en Bélgica.
Haciendo cuentas, quizá aparezca publicado en aquellas tierras en Navidades, pero eso aún está por precisar.
Y quizá después de algún tiempo se publique aquí, en nuestra querida patria…

Ahora unas vacaciones (tras dos años un poco escasos de relax), y después, recemos para poder empezar con el Tomo 2, con el que realmente se cerrará el ciclo de 2 episodios (esta 1ª parte, y una 2ª) que componen el inicio de la aventura de estos niños eternos.

Saludoos.

T.1 - Color Keys



.



Un puñado de referencias de color para algunas viñetas clave, que sirven de base para la luz y el color de sus respectivas secuencias.

Carteles promocionales (Proyecto de animación)

.
Estos carteles los hice para promocionar el proyecto como serie de animación. Este es el que utilizamos cuando enseñamos el proyecto en el Cartoon Forum de Galicia de 2004, la que fue nuestra gran apuesta.


Durante el tiempo en que esperábamos a que alguien mostrase interés en el proyecto, yo intentaba desarrollarlo un poco más en mi escaso tiempo libre, dibujando bocetos de personajes, o escribiendo ideas para episodios o backstorys. Estos otros dos carteles son el resultado, y los hice en la etapa de "agonía final" del proyecto, cuando ya se iban a cancelar los esfuerzos por intentar conseguir financiación. Por ese motivo, creo que nadie llegó a ver estos carteles y se quedaron sin salir de casa, como tantas otras cosas dibujadas y escritas.


No son todo lo buenos que me hubiese gustado (ya que están hechos a ratos muertos), pero creo que captan bastante bien el espíritu que quería darle al proyecto.
Como ya no tienen razón de ser, me daba pena que nadie los fuese a ver, así que ahí los tenéis.

Un saludo.
.

T.1 - Combo de páginas definitivas (II)

Con estas otras cinco páginas, concluyo la muestra de lo que será Little World.











Espero que os guste para vuestros hijos y alejarlos así de la perniciosa tele, y también para vosotros mismos. Y sobre todo espero que haya disipado cualquier duda de si debéis adquirirlo o no el día de su lanzamiento, ya esté en francés, inglés, alemán, o latín.
Si no es así, prometo hacerlo mejor la próxima vez, e intentar muy fuerte que esta serie tenga más de un tomo inconcluso.

Saludooos.

T.1 - Combo de páginas definitivas (I)

Dado que hace tiempo que no actualizo ni para saludar, y para celebrar que ya llevo hechas 30 páginas de 46 (si, es una excusa cualquiera), os pongo unas pocas planchas a modo de muestra.
No tengo tiempo para mucho más, así que ahí las dejo y os ahorro los rolletes escritos.









Comparativa: de la Animación a la BD

PARENTAL ADVISORY:
Advertimos que este post es un tocho de narices. Recomendamos encarecidamente no leerlo. ¡No leerlo!

¿He dicho ya que Little World pretendía ser una serie animada? Para los amigos que vieron el proceso de cerca, esta es una comparativa del antes y el después. Bueno, pues veréis, la historia fue algo así...

Me gusta cómo ha quedado la nueva versión de los personajes, la verdad, con respecto a lo que hice cuando era un proyecto de animación, sobretodo teniendo en cuenta que nunca se me ha dado bien diseñar personajes.

El diseño de personajes para animación, ya sea para una serie de TV o para una película de cine, tiende a simplificarse y sintetizarse para ahorrar complejidad innecesaria al trabajo de los animadores: hebillas, botones, volantes, dobladillos, lechuguillas, son elementos de vestuario que convertirían el trabajo de animar a un personaje en las acciones más sencillas, en un verdadero infierno (lo mismo sería para los intercaladores, los que limpian la línea, los coloristas, y antes que ellos, los que hacen los lay-out).

Esta es la versión de algunos personajes que presenté como proyecto de animación televisiva.

En mi imaginación inocente y libre de todo pensamiento condicionante, Little World era una especie de película de Ghibli serializada para televisión, con trama literaria Goldingniana (gracias Juan), y alguna pincelada de buen videojuego de aventuras.
Si, ya he dicho que en mi mente inocente.
No es que pensase que iba a ser así, sino que fue de esa guisa como vino el proyecto a mi mente; nadie en su sano juicio pensaría de verdad que algo así fuese a ser factible, ni remotamente probable, sobre todo en televisión. Pero la imaginación funciona así, llega tan lejos como quiere, y luego, las limitaciones de la realidad van haciéndote bajar el listón para que todo se ajuste a las posibilidades.



Una triste muestra es lo que sucedió en Desafío Total, por poner un ejemplo. Y así, toda la película.

Pero por ejemplo, a los creadores de Anime de TV japoneses, las limitaciones económicas obvias que tiene todo producto televisivo también les obligan a simplificar la animación (comparada con la de cine), pero la diferencia está en que para ellos, el diseño de personajes puede ser algo más enrevesado, ya que saben convertir esas limitaciones en virtudes, y adaptarse: "si este parlanchín personaje no va a mover más que la boca mientras está fijo durante 1 minuto, diseñemos un vestuario, peinado, y props complejos que sólo serán dibujados una vez y mantenidos (en vez de dibujar centenares de dibujos para crear 1 minuto de animación), para que al menos así la imagen sea atractiva".
Los japoneses aprovechan estas limitaciones para potenciar los demás aspectos artísticos: un montaje de ritmo dinámico o lento, según convenga, efectos visuales de todo tipo, fondos muy bien pintados, etc. (aunque todos sabemos que cuando tienen que animar, lo hacen mejor que nadie), y acaban ganando más que perdiendo, porque ellos no se sienten limitados a animar personajes: ellos animan escenas completas que cuentan una historia, sin importarles que en ella todo esté inmóvil (huelga decir que no siempre funciona y que hay mantas en todas partes, pero no hablamos de ellos).

Como yo no me veía cara de japonés al mirarme en el espejo, pensé que viviendo en occidente, Little World no sería una de esas series, y que querer contar una historia con ella, por sencilla que fuese, sería una idea difícil de defender en el mercado.
Siempre es más rentable convertir las series en comedias livianas y divertidas, una sucesión de gags que mantenga atentos frente a la tele 23 minutos a los más pequeños de la casa”.
Si no es que esté mal, es sólo que yo no había imaginado el proyecto ni remotamente parecido.


Para algunos, una serie de animación de éxito ha de ser algo así (aunque no lo parezca, todos los personajes pertenecen a series diferentes).

¿Qué adónde quiero ir a parar? Si, ahora voy a la parte de la conversión a BD.
Tras varios años, en los que el proyecto pululó por todas partes sin éxito, ya estaba claro que Little World no iba a convertirse en una serie animada.
Fue triste para todos los implicados, que habían invertido en ella, pero mucho más para mí, que sentía que había mucho trabajo ya hecho de pre-producción, mucho estaba sólo en mi mente o en casa, en el pc y papeles apilados con notas y sketches, montones de personajes abocetados, pueblos de variopintas criaturas, un extenso backstory, muchas historias en la cabeza, (a mí me parecía mucho, para ser yo la única cabeza que trabajaba en ello).
Pero después de aproximadamente 22 minutos de reflexión, me dí cuenta de que este revés también abría todo un nuevo abanico de posibilidades.



Una viñeta del comic. De haber sido una serie, quizá sólo los fondos podrían haberse parecido a lo que tenía en mente en un principio, pero el problema ya no sería si "se podía hacer" en TV, si no si "era necesario" para el tipo de serie que se busca generalmente. Seguramente tampoco se habría podido.

Al igual que los japoneses, intenté ver en este "contratiempo" una manera de potenciar todos aquellos aspectos de la obra que no habrían sido desarrollados, casi con total seguridad, si hubiese acabado convirtiéndose en serie de TV estándar: no sólo quería conseguir un diseño gráfico de personajes más complejo y acorde con lo imaginado antaño, si no también una historia menos superficial ("oh, nos gusta tu proyecto por ser como es" no es una frase que oyese en el mercado internacional, más bien "nos gusta el grafismo, ahora deja que la convirtamos en una comedieta común para que nadie note la diferencia con el resto"), quería una historia menos condicionada por “lo que se supone que debes hacer para no aburrir a los niños y gustar a todos”. No se puede gustar a todos. Ni siquiera es saludable.
¿Y qué si no quería que Little World fuese una comedia desternillante para niños de 7 años? “Es que tiene que ser más funky, o los niños cambiarán de canal”.
La sencilla conclusión es que no es fácil colar un proyecto tal cual en televisión, porque algunos tienen muy claro lo que hay que darle a los niños. Cualquier otra opción, caca.
Como en el cine, en la tele se mueve demasiado dinero como para invertirlo en un proyecto que no parezca "claramente ganador".

Definitívamente, a mí también me gustaba el grafismo que tenía como serie, pero al transformarlo en BD, quería realmente hacer lo que me saliese, sin cortapisas: sus armaduras con relieves, sus cinturones y mangas, y sus complementos varios. Y en un comic, hasta cierto punto, puedes hacerlo. Puedes y pueden arriesgar los que pagan. Y el público decidirá.







El después y el antes de algunos personajes.

Legend of the Little World sigue siendo una pequeña historia de aventuras aparentemente sencillas, sobre unos niños que salen al mundo desconocido para convertirse en adultos. Nada del otro mundo. Nadie busca ningún éxito rotundo mundial universal total. No sé si ahora será mejor o peor de lo que iba a haber sido en TV de haber funcionado, pero no se trata de eso. Ahora será más parecida a lo que imaginé (nunca igual, porque uno no alcanza debido a sus defectos (;>), pero eso al menos le quita al proyecto la etiqueta de “mero producto” y le devuelve la dignidad de una historia como las de antes, contadas por alguna razón, tal y como siempre fue en mi imaginación.

Enhorabuena para todos los que decidieron convertirse en artistas de la BD.

Personajes: Habitantes del Pequeño Mundo...

.



Aníbal, el ogro bueno amigo de los Magos,
Un Cesturión del Reino Sumergido,
El Chamán de la tribu de los Niños Perdidos...

Todos estos personajes son una pequeña muestra de los habitantes del vasto Pequeño Mundo...
En el Volumen 1 se presentará Pequeña Isla, un microcosmos aislado del resto del mundo, y a sus habitantes, las tres tribus de donde provienen los protagonistas: una antigua lucha mantiene enfrentados a sus pueblos, pero un objetivo común y de gran importancia va a reunirlos y embarcarlos en una peligrosa aventura fuera de la isla, el único mundo que conocen, para afrontar con valor lo desconocido...
Y un terrible mal seguirá sus movimientos, esperando el momento de atacar...

La idea es contar la historia en varios volúmenes (cuantos más mejor, porque hay trama para rato), pero el destino dirá.
Con mucha suerte, tendremos la oportunidad de conocer a las demás criaturas que pueblan esta pequeña leyenda, aún no escrita.
(Más vale, o me voy a empezar a enfadar)
.

Personajes Secundarios: Los Magos pelinegros

.


El Gran Mago, misterioso jefe de los Magos Pelinegros,
Y su ayudante, la susceptible Aniel.
.

Personajes Secundarios: Los Piratas Pelirrojos

.




La primer oficial de la capitana Zenda, Lara,
Simon, el timonel,
Y el grumete Aldus.
.

PARVATERRA Tomo 1 - Trailer

PARVATERRA Tomo 4 - Trailer

HOME Tomo 1 - Trailer